Gomins: Blog

Posts etiquetados como consejos

4 planes para padres que buscan algo diferente esta Semana Santa

4 planes para padres que buscan algo diferente esta Semana Santa

Por Sandra Méndez

Ya sea en la playa o en la montaña, en el pueblo más pequeño o en la ciudad más grande, por la mañana o por la tarde, las vacaciones son el momento perfecto para sacar tiempo y hacer algo en familia. Con este post os proponemos 4 actividades para realizar en diferentes ambientes y momentos. ¡Planes para todos los gustos sin molestar a tu bolsillo!

Plan 1: La Tela de Araña

Para los que han decidido escapar de la rutina y la ciudad y se han decantado por la naturaleza, os recomendamos jugar a la Tela de Araña:

children-99507_640 (1)

  1. Construid una especie de laberinto o tela de araña con cuerdas, cintas o hilos, aprovechando árboles, postes, vallas y todo lo que tengáis alrededor.
  2. Contadle una historia para darle sentido al juego y motivarle aún más. Por ejemplo, plantéale que se ha quedado atrapado/a en una cueva y que la única salida se encuentra al otro lado de los hilos venenosos. Está a oscuras y no consigue ver nada, pero fuera hay alguien que puede ayudarle a salir.
  3. Explicadle las reglas del juego: una vez situado en medio del laberinto con los ojos tapados, deberá dejarse guiar por la persona de fuera mientras le da las instrucciones para salir de la cueva. Si toca los hilos, se envenenará.
  4. Tapadle los ojos con una tela o antifaz y colocadle en medio del laberinto. Dadle las instrucciones necesarias para encontrar la salida sin rozar los hilos. No hay prisa, se trata de que aprenda a escuchar, confíe en los demás y se deje ayudar.
 Plan 2: ¡A cocinar!

Para los que buscáis hacer algo típico de Semana Santa, os proponemos darle una alegría a vuestro paladar con algún dulce típico: pestiños, buñuelos de viento, huesos de santo o monas de pascua. Seguro que no será difícil encontrarlos en las pastelerías estas fechas, pero para aquellos que buscáis algo diferente y os gusta la originalidad, os animamos a que hagáis vosotros mismos una variante de uno de los platos más típicos de estas fiestas: torrijas con naranja y chocolate. Dicen que nada sabe mejor que algo preparado por uno mismo, ¡adelante entonces! Cuando tengáis las torrijas listas:

Torrijas_en_detalle

  1. Rallad la mitad de la piel de una naranja y reservadla. Exprimid una o dos naranjas y poned a calentar en un cazo el equivalente a media taza de zumo y una taza de azúcar blanco.
  2. Cuando el azúcar esté disuelto en el zumo, añadid dos cucharadas de miel y la ralladura de naranja. Removedlo bien con una cuchara de madera a fuego medio hasta que la mezcla empiece a espesar un poco.
  3. Apagad el fuego pero dejad el cazo sobre él para que el almíbar mantenga el calor. Coged las torrijas y bañadlas una a una en el almíbar de naranja por ambas caras. Después, dejadlas enfriar sobre una rejilla.
  4. Derretid 150 gramos de chocolate negro al baño maría o en el microondas. Ya solo os falta bañar de chocolate la mitad de cada torrija. Si sois especialmente golosos y queréis que haya chocolate por las dos caras, tendréis que esperar a que se solidifique para dar la vuelta a las torrijas. En la cocina hace falta mucho orden, por lo que será una actividad perfecta para entrenar su capacidad de planificación. ¡Ánimo y recordad que aquí está más que permitido eso de chuparse los dedos!
 Plan 3: Relax

Si lo que necesitáis es tener un momento de relax, aquí tenéis una actividad con la que seguro conseguiréis desconectar y bajar vuestras pulsaciones:

women-486826_640

  1. Acostaos boca arriba, poneos cómodos y relajaos. Respirad profundamente varias veces.
  2. Imaginaos que sostenéis una naranja en la mano derecha y la apretáis tan fuerte como podáis. Aguantad alrededor de cinco segundos. Sentid la tensión de vuestra mano y vuestro brazo. Mientras, respirad profundamente.
  3. Después, relajad vuestros músculos, como si dejaseis caer la naranja rápidamente mientras pensáis en la palabra relax.
  4. Repetid lo mismo con el brazo izquierdo. Si queréis comprobar su estado de relajación, podéis coger su brazo por la muñeca hacia arriba y dejarlo caer. Debe quedar suelto como si estuviera dormido/a (tened cuidado al soltarlo para que no se haga daño).
  5. Notaréis un ligero cosquilleo, incluso calor, en el brazo. Cuando terminéis, hacedle ver la importancia de aprender trucos para poder calmarse él/ella solo/a y tener así más recursos para afrontar situaciones difíciles.
 Plan 4: A divertirse con la carrera de caracoles

Y los que os habéis quedado en casa… ¡no creáis que esa es razón para no pasarlo en grande! Si eres de los que tiene un hijo terremoto que no para quieto y te gustaría que aprendiera a controlar sus impulsos, ¡esta actividad os vendrá de lujo! Se trata de La carrera de caracoles:

mother-345524_640

  1. El objetivo de la carrera es llegar en última posición, de manera que deberéis avanzar a cámara lenta, empleando movimientos sumamente lentos, pero sin dejar nunca de avanzar.
  2. Poneos detrás de una línea a la misma altura y fijad una meta. ¡Que comience la carrera!
  3. Ganará quien consiga moverse más lentamente sin detenerse y llegue en última posición.

Elegid la opción que más se ajuste a vuestras posibilidades durante estas mini vacaciones.

No hace falta buscar grandes planes, la clave está en disfrutar realmente del tiempo que compartís. Ellos te lo agradecerán ¡y tú te sentirás mejor!

Publicado en: Blog de Gomins, Planes y Actividades

Deja un comentario (0) →

La técnica para enseñar a tus hijos a desarrollar nuevas conductas: El moldeamiento

La técnica para enseñar a tus hijos a desarrollar nuevas conductas: El moldeamiento

No te quedes sin ver las claves del moldeamiento para aplicar esta técnica con éxito. ¡En menos de 2 minutos te lo hemos contado!

 

El moldeamiento es un procedimiento en el que se refuerzan las aproximaciones sucesivas a una conducta meta. Para que el reforzamiento tenga lugar es necesario que se dé alguna conducta previa. Lo que conseguiréis con el reforzamiento será fortalecer la probabilidad de que la conducta reforzada tenga lugar. Primero empezaréis fortaleciendo aquellas conductas que más se asemejen a la que pretendéis conseguir. Después, iréis incrementando la exigencia progresivamente.

Para aplicarlo, debes seguir tres pasos:

1. Especificad una conducta meta. Ésta debe ser razonable y relevante para los intereses del niño/a. Negocia con tu hijo dónde queréis llegar.
2. Estableced un punto de partida o línea base. ¿Desde dónde partimos?, ¿qué sabe y qué no sabe hacer tu hijo/a en relación con la conducta objetivo?
3. Planificad las aproximaciones sucesivas, es decir, fragmentad la conducta meta en submetas. ¿En cuantos pasos dividiréis la conducta?, ¿cuánto tiempo dedicaréis a cada uno de ellos?

¡Ánimo! Tened en cuenta que las primeras etapas suelen ser más lentas por requerir más práctica que las siguientes, ya que el aprendizaje previo facilita el siguiente. Recordad que al principio el reforzamiento será más frecuente y el nivel de exigencia más bajo.

cropped-portada-redes22

Silvia Álava es autora de “Queremos Hijos Felices“, publicado por JdeJ Editores en 2014.

Publicado en: Blog de Gomins, Familia, Inteligencia Emocional

Deja un comentario (0) →

Tiempo de calidad (III): ¿Por qué calidad vale más que cantidad?

Tiempo de calidad (III): ¿Por qué calidad vale más que cantidad?

Por Sandra Méndez

Muchos padres buscan desesperadamente la varita mágica que les ayude a resolver sus problemas y disipar sus dudas sobre cómo afrontar el hecho de educar a sus hijos. Vamos, ¡reconozcámoslo!, las varitas mágicas sólo existen en los cuentos de hadas y esto es la vida real. No hay una solución única a tus problemas ni tampoco una que se ajuste a todos por igual. ¿Opciones? Sí, muchas, y cada vez más. Sólo has de encontrar la que más se ajuste a ti y a tu familia. Puede que la descubras en las siguientes líneas…, ¿quién sabe?

iralcoleFotografía: Danielle Guenther

  • Para los que disponen de poco tiempo, la clave es priorizar en función de sus necesidades. Cuando estés con tus hijos, escúchales con atención, trata de dejar a un lado las prisas, el teléfono o tu agenda. Ellos necesitan contar sus vivencias y les gusta sentirse escuchados y arropados. Entra en su mundo, muéstrate cercan@ e interesad@. Céntrate más en preguntar cómo se siente que en dar consejos.
  • Pregúntales qué les gustaría hacer contigo, deja que elijan una actividad y concédeselo, siempre y cuando sea factible. No esperes a que te lo digan y no trates de adivinarlo. Puede que te sorprendan.
  • Dale autonomía para que aprenda a vestirse, asearse, comer y organizarse por sí sol@. No olvides que necesitará su tiempo para hacerlo. Una buena dosis de paciencia te irá bien. Piensa que es fundamental que adquiera autonomía y aprenda a valerse por sí mism@. 

picjumbo.com_IMG_9728

  • Utiliza la música como un aliado más en la educación de tus hijos. Con ella aprenden a expresarse de forma diferente y les estimula desde muy pequeños. Bailar, cantar o trotar os servirá para compartir vuestro tiempo mientras desconectáis y os relajáis.
  • Trata de no transmitirle tus preocupaciones o agobios del trabajo cuando estéis juntos. Son capaces de percibir más de lo que crees. Si te resulta difícil, hazle saber que estás cansad@ o preocupad@ y explícale brevemente por qué. Así, evitarás que atribuya tus señales no verbales a otras cuestiones (aburrimiento, desgana, falta de interés, etc.).

padremolon

  • No temas por sus errores, debe aprender a manejar la frustración que produce equivocarse o no conseguir que las cosas salgan como uno desea. Dale recursos y estrategias para hacerle frente; recuerda que su mejor guía eres tú. Si quieres saber más al respecto, no dudes en descargarte Gomins®, disponible para Android e iPad.

Puede que, a estas alturas, los más escépticos os estéis preguntando: “¿y qué consigo yo con todo esto?“. Ya te adelanto que muchas cosas buenas. Si quieres descubrirlas, ¡no te pierdas nuestro siguiente post!

Publicado en: Blog de Gomins, Familia, Inteligencia Emocional

Deja un comentario (0) →

Tiempo de calidad (II): Consejos para que planifiques el tiempo con tus hijos

Tiempo de calidad (II): Consejos para que planifiques el tiempo con tus hijos

Por Sandra Méndez

En el anterior post estuvimos comentando algunas claves que bien pueden entenderse como (pre)requisitos fundamentales para poder educar a nuestros hijos disfrutando de ello y con ellos. En esta ocasión, te damos algunos consejos que pueden serte de ayuda en tu día a día.

Parece lógico pensar que, por muy relevante que sea la calidad del tiempo que pasas con tus hijos, ha de existir un mínimo de cantidad (pero no olvides que pueden ser más productivos 15 minutos escuchándole y observándole atentamente que 2 horas juntos mientras uno ve la televisión y otro utiliza su tablet).

¿Cómo puedo planificar y organizar el tiempo con mis hijos?

duchaFotografía: Danielle Guenther

  • Los niños no tienen capacidad suficiente para gestionar su horario, por lo que deberás ser tú quien reserve un hueco para dedicaros mutuamente. Aunque dependerá de las peculiaridades de cada hogar, un momento propicio suele ser antes de irse a dormir.
  • Si tienes más de un hijo, dedica unos minutos a solas a cada uno de ellos. Haz que se sienta especial y permítele que durante ese tiempo sea el único protagonista.
  • Planifica el tiempo que necesitaréis para hacer algo concreto en función de la tarea y de la edad del niño. Recuerda que ellos necesitan más tiempo que tú para hacer la mayoría de cosas. Ajústate a sus necesidades. No le obligues a seguir tu ritmo, porque no podrá hacerlo. ¡Sé previsor y te ahorrarás prisas y discusiones!
  • ¡Cenad sin tele! Aprovechad mientras coméis para conversar sobre cómo habéis pasado el día, qué cosas buenas os han sucedido y qué planes tenéis para el día siguiente.
  • Adéntrales en tu mundo, comparte con ellos otras facetas de tu vida para que comprendan que mamá o papá son algo más. Si entienden que además del rol de mamá, también tienes un rol de farmacéutica, otro de alumna de la clase de Fitness de los jueves y otro de mejor amiga de Lucía, les costará menos entender que te dedicas a más cosas aparte de ser madre.

FE95DD41F8

En nuestro siguiente post te damos las claves para que exprimas al máximo el tiempo que has conseguido sacar para compartirlo con tus hijos.

Publicado en: Blog de Gomins, Familia, Inteligencia Emocional

Deja un comentario (0) →

Tiempo de calidad (I): El ABC para ser una familia feliz

Tiempo de calidad (I): El ABC para ser una familia feliz

Por Sandra Méndez

Cuando escuchamos a diferentes profesionales comentar la importancia de buscar un tiempo de calidad para compartir con nuestros hijos, no se están refiriendo a que debamos establecer unos períodos en los que entregarnos en cuerpo y alma a ellos y, después, volver al estado inicial sintiéndonos liberados, como si ya hubiésemos cumplido.

No.

No se trata de fijar espacios concretos de calidad, sino de aprovechar el (poco) tiempo del que disponemos para que éste sea lo más provechoso posible, dentro de las posibilidades de cada uno, ya sea conduciendo, preparando la cena, jugando o vistiéndolos.

stockvault-monique-by-flowrs100930

Porque importa más la calidad que la cantidad. Aunque suene a tópico, es así.

El ajetreo de la vida que llevamos hace que, muchas veces, veamos la educación de nuestros hijos como una gran cuesta hacia arriba, con mucha pendiente. Para que exista un cambio, primero debemos convencernos de que éste es posible, de que después de la cuesta, viene llano. Reorganicemos nuestras agendas, si somos capaces de organizarnos en el trabajo, ¿por qué no íbamos a ser capaces de hacerlo en casa?

Con los siguientes consejos lo que pretendemos es ayudarte para que empieces a vislumbrar ese ansiado cambio que crees necesario y que hará que te sientas mejor con tus hijos y contigo mism@.

Comenzaremos por algo más general pero básico, el “abc” de cómo tener una familia feliz sin morir en el intento:

1. Para poder ofrecer lo mejor de ti a tus hijos, primero debes sentirte a gusto contigo mism@. No te culpes por creer que no les estás dedicando tiempo suficiente o por pensar que no lo estás haciendo correctamente. No construyas en tu mente una imagen idealizada de lo que sería la madre o el padre ideal, pues no hará sino caparte como persona, cortarte las alas y frustrarte por no conseguir alcanzar lo que no existe.

restauranteFotografía: Danielle Guenther

2. Cada madre o padre es diferente. No cometas el error de compararte con el resto. Confía en ti, no temas por las evaluaciones de los demás y cuidado con exigirte más de la cuenta. Si educas desde el amor y el respeto, entonces lo harás bien, no te angusties por ello.

madre ordenador

3. Asume que nadie es infalible, que precisamente por el hecho de ser humanos, nos equivocamos. Lo que verdaderamente importa es aprender de nuestros errores y tratar de corregirlos en futuras ocasiones. Aceptar que no puedes saberlo todo hará que te sientas más relajad@.

En el siguiente post entraremos más a fondo en el funcionamiento diario con los niños. Hasta entonces, ya tienes algo para poner en marcha desde hoy mismo, ¡ánimo!

156H

Publicado en: Blog de Gomins, Familia, Inteligencia Emocional

Deja un comentario (0) →

Claves para escoger la tablet más adecuada para tu hij@

Claves para escoger la tablet más adecuada para tu hij@

Por Sandra Méndez

Si estás pensando en añadir una tablet a la cesta de los Reyes Magos estas Navidades, te vendrá bien leer este post en el que te damos algunas orientaciones que deberías tener en cuenta antes de nada.

Desde que llegaron a nuestras vidas en 2010, las tablets se han convertido en un acompañante inseparable. Un estudio acerca del uso de las tablets en las familias revela que el 91% de ellas tiene una en casa y muchas de las que no la tienen están pensando en comprarla próximamente. Que no nos extrañe cuando vemos a un bebé que está trasteando con un objeto que pilla por banda hacer gestos como si de una pantalla táctil se tratara, imitando con sus dedos los movimientos que ha visto hacer a sus padres. Admitámoslo: son auténticos nativos digitales y ello puede tener múltiples ventajas a nivel educativo, ¡aprovechémoslas!

Las tablets orientadas exclusivamente para niñ@s están de moda y son muchas las alternativas que podemos encontrar en el mercado. Sin embargo, ¿cómo saber si estamos haciendo una buena compra?, ¿qué es lo más importante que debemos tener en cuenta? Los aspectos más relevantes a nivel técnico son:

  1. El procesador. Serán mejor opción aquellas tablets que cuenten con Dual o Quad Core (2 o más núcleos), ya que aumentará la velocidad de ejecución de sus aplicaciones y disminuirá el consumo de la batería.
  2. La memoria RAM. Es un factor clave si no queremos que cualquier juego o vídeo tarde una eternidad en cargarse. Lo ideal sería comprar una tablet de 1 GB.
  3. Acceso libre a Google Play. Muchas tablets pueden resultar por fuera muy atractivas para nuestros hij@s, pero tener el inconveniente de no poder acceder gratuitamente a Google Play, donde sin duda encontramos la mayor variedad de Apps, ya sean gratuitas o de pago. No obstante, este inconveniente suele subsanarse con plataformas propias de la tablet, siempre y cuando ofrezcan Apps gratuitas en sus tiendas, como es el caso de Paquitoland, de la tablet Paquito Mini de Imaginarium (179 €).
  4. Memoria interna. Si la tablet tiene una ranura para introducir una tarjeta MicroSD, la cantidad de memoria interna no se convierte en un aspecto tan importante a tener en cuenta.

Cuando barajamos la idea de comprar una tablet para nuestr@ hij@, no nos paramos a pensar en qué se diferencia una exclusivamente diseñada para niños de una tablet normal. Realmente, en el contenido pre-instalado y en el control parental. Sin embargo, podemos encontrar muchas Apps gratuitas de control parental, como por ejemplo Kid’s Place o Kido’z. En cuanto a los programas pre-instalados, no tiene sentido comprar una u otra tablet por las aplicaciones que traiga, ya que la mayoría de las preferidas por l@s niñ@s se pueden descargar de forma rápida y gratuita. La idea con la que tenemos que quedarnos es que cualquier tablet puede tener control parental. No necesitamos comprar una tablet infantil para disponer de estos sistemas de protección.

En definitiva, la elección final irá en función de la edad que tenga el/la niñ@, del uso que vaya a darle y del presupuesto del que dispongáis. Aquí os dejamos algunos modelos concretos que van desde los 60 hasta los 179€. Hemos incluido tanto tablets infantiles como normales para adaptar a niñ@s y ser una buena elección para toda la familia:

81x0NaCWOTL._SL1500_

41+5B-AgjsL

71ms9LgbssL._SL1500_

Tablet-para-niños-Peque-Tablet-Kids

bq-maxwell-2-lite-main-photo

51-+lvWrAdL

81uzC+dXseL._SL1500_

81iDyoGJKaL._SL1500_

tablet-infantil-mini-de-8-pulgadas_67736_3

Es importante tener en cuenta que no existe la tablet ideal para niños, cada una ofrece unas prestaciones propias que se ajustarán más a unos casos que a otros. Lo que sí es cierto es que la tecnología supone un gran apoyo en su educación. El 90% de los estudiantes considera que la tablet le ayuda a estudiar y, en muchos aspectos, se ha convertido en el sustituto del ordenador.

La tablet resulta útil tanto dentro como fuera del entorno educativo. Si como muchos otros padres, tú también has decidido comprar una tablet para tu hij@ estas Navidades, no dudes en descargarte Gomins, el videojuego que te ayudará a evaluar y desarrollar la Inteligencia Emocional de tu hij@. Porque los videojuegos no tienen por qué ser un simple divertimento, sino también, y lo que es más importante, una valiosa herramienta de aprendizaje.

Publicado en: Blog de Gomins, Familia

Deja un comentario (0) →

“Mamá y yo hemos suspendido tres asignaturas esta evaluación”

“Mamá y yo hemos suspendido tres asignaturas esta evaluación”

Por David Pulido

Un niño de once años que acudía a consulta porque sus padres estaban preocupados por su rendimiento escolar me dijo: “Hemos suspendido tres esta evaluación”. Preguntado entonces a quiénes se refería, me dijo “mamá y yo” y pensativo añadió: “Aunque para ella es peor porque había estudiado más que yo”. Esta anécdota refleja el creciente aumento de preocupación de los padres porque sus hijos no hacen los deberes si no están ellos encima. Y además muestra una realidad nada cómica en los hogares: luchas diarias para conseguir que hagan los ejercicios, tardes enteras empleadas por toda la familia en las tareas del niño y un inevitable fracaso escolar con el tiempo. Y lo que es más importante: una absoluta falta de autonomía a la hora de estudiar y de aceptar como propia la responsabilidad académica.

picjumbo.com_IMG_4118

El objetivo inicial de implicar a los padres en la educación escolar se ha desvirtuado y entrar en una dinámica equivocada tiene como resultado que los niños no saben estudiar solos.

La explicación que los desbordados padres dan acerca de por qué hacen los deberes con los niños, y en muchas ocasiones en lugar de ellos, es que a sus hijos no les gusta o sólo los hacen para conseguir algo, sin motivación propia. Parten de la concepción errónea de que la motivación o el encontrar divertido hacer las tareas escolares es algo innato, que no depende de ellos, cuando en realidad a cualquier niño le gustaría más estar jugando y no copiando hojas.

Pero algunos niños empezaron obteniendo refuerzos a la hora de hacer los deberes, tanto en el colegio como en casa, y al final han acabado asociándolo como algo gratificante. Por tanto, cada vez es menos necesario premiar en casa, puesto que el niño tendrá otro tipo de refuerzos menos materiales o que no dependen ya de los padres. Tienen esa “motivación interna” que reclaman. Pero no venía de serie, la han adquirido.

La dinámica errónea también tiene que ver con qué conducta estamos reforzando: el niño no hace los deberes, por lo tanto los padres se sientan con ellos y les dedican su tiempo y esfuerzo. Eventualmente acaban facilitando también la respuestas a los problemas que les surgen y ayudando en todo lo posible para que acaben antes de la hora de la cena. Las siguientes semanas, la situación no mejora sino que cada vez su dependencia hacia la ayuda de los padres es mayor.

¿Qué está ocurriendo aquí?

Al dedicar nuestra atención al niño, antes siquiera de que empiece la tarea, estamos reforzando esa inactividad. El niño sabe que si se queda parado frente a los deberes sus padres acudirán. El no contestar bien las tareas o tardar en hacerlas tiene como premio el que sean los padres quienes nos den la respuesta o faciliten todo para acabar cuanto antes. ¿Para qué esforzarse entonces? Aunque tengan que soportar alguna regañina, al final el trabajo estará hecho, sin que apenas hayan tenido que pensar o trabajar, y además durante la larga tarde habrán tenido toda la atención del mundo y no siempre en forma de malas caras.

El problema es luego a la hora de hacer los exámenes. Allí no están los padres para completar las respuestas como hacen en casa. Es fácilmente identificable un examen de un niño que no ha estudiado por el tipo de respuestas “vagas” que dan. El niño suspenderá y los padres se verán más justificados que nunca para estar encima de ellos, “ahora es cuando no podemos dejarle a su aire” y en todo este proceso el niño no habrá aprendido la manera de gestionar su tiempo, de resolver problemas o de aplicar sus propias estrategias para optimizar su aprendizaje. En definitiva. No habrá aprendido a estudiar solo.

El no saber salir de esta dinámica al priorizar los resultados académicos al propio aprendizaje de la conducta de realizar los deberes de manera autónoma, prolonga esta situación hasta el absurdo. El niño sigue adelante con los estudios y puede llegar al bachillerato incluso sin haberse responsabilizado de los éxitos o fracasos académicos y sin tener herramientas propias para estudiar. Cuánto mayor es el niño mayores serán los conflictos en casa para que haga los deberes y mayores dificultades tendrá para hacer frente a los estudios, así que al final el fracaso es inevitable.

Desengancharse de esta dinámica tiene que ser gradual: no podemos pretender que lo que no ha aprendido a hacer en años pueda aplicarlo de golpe, por lo cual nuestra retirada tendrá que hacerse de una manera estudiada.

Cómo pasar de hacer los deberes con el niño a que los haga él solo

1. Es muy importante conocer previamente si existe alguna dificultad real en el aprendizaje y cuál es la capacidad del niño para adaptar nuestra ayuda a sus necesidades. Si existe algún déficit, habrá que trabajar con el colegio para conseguir que el niño aprenda técnicas que compensen sus dificultades, pero en ningún caso la solución será hacer los deberes por el niño e ir tirando indefinidamente.

2. Nuestra presencia no puede ser lo que mueva al niño a hacer los deberes o nos obligará a estar siempre pendientes. Hay que usar otro tipo de estímulos y los más útiles son los temporales y los espaciales: empezar siempre a la misma hora y en el mismo lugar de estudio facilitará que el niño sepa cuándo tiene que ponerse y cuándo dejarlo.

3. Cuando el niño se ponga, le pedimos que nos llame y entonces, al principio, le organizaremos las tareas por partes y explicaremos cuál es la primera que tiene que hacer. Después dejamos al niño sólo haciéndola.

3. Si el niño tiene dudas nos puede llamar pero nunca permaneceremos sentados con él. Tras resolverlas nos volvemos a ir y sólo acudimos cuando la haya terminado y nos llame.

8536919558_0e01e5dc77_b

4. Reforzamos entonces la ejecución y corregimos lo que no esté bien. Después, explicamos la nueva tarea y volvemos a dejarle sólo. Puede ser algo cansado al principio pero el cambio es importantísimo: hemos pasado de reforzar la inactividad a reforzar la ejecución. El niño hará los deberes sabiendo que al hacerlo es cuando tendrá la atención y ayuda de los padres, y no antes.

5. Cada semana se irá viendo la evolución y entonces iremos bajando el nivel de apoyo: cada vez dosificaremos menos y no hará falta acudir tantas veces. Luego sólo explicaremos al principio y corregiremos al final de la tarde. Finalmente no hará falta más que una pequeña revisión informal de lo trabajado, porque el niño será capaz de realizarlos todos de manera autónoma.

6. Es muy importante reforzar cada día por el estudio y no sólo por los resultados en el colegio. Además de felicitarle por su trabajo, le demostramos cómo de esta manera la tarde es más gratificante para todos y puede tener mucho más tiempo para jugar al acabarlos antes.

7. Por último, para conseguir mejores resultados, es importante que el colegio vea el cambio en el planteamiento con el niño y si aún es pronto para reforzar con buenas notas, es bueno que sí le hagan ver al niño que su esfuerzo se nota.

Publicado en: Blog de Gomins, Colegio y Educación

Deja un comentario (0) →

¡10 PLANES PARA QUE APROVECHES (DE VERDAD) ESTAS NAVIDADES CON TU HIJO/A!

¡10 PLANES PARA QUE APROVECHES (DE VERDAD) ESTAS NAVIDADES CON TU HIJO/A!

Por Sandra Méndez

Ya falta poco para que lleguen aquellos días en los que parece que sonreír cuesta menos que el resto del año: las Navidades. Y es que es una época en la que la gente se llena de ilusión, gratitud, solidaridad y esperanza. Nuestros hijos la viven con tal entusiasmo que consiguen contagiarnos y hacer que regresemos con nostalgia a nuestra infancia.

Vienen días en los que, por lo general, solemos tener más tiempo libre. Por eso, las Navidades son un buen momento para aprovechar y disfrutar en familia. ¿Todavía no has pensado qué vas a hacer con tus hijos estas fechas? ¡Te proponemos 10 planes genuinamente navideños!

  1. Toca volver a sacar el árbol. Si el del año pasado se os ha quedado viejo, es el momento de hacerse con uno nuevo. Los artificiales tienen la ventaja de durar muchos años. Ya sea uno u otro, habrá que vestirle con esos decorativos y brillantes adornos navideños. Si queréis ser más originales y divertidos, podéis hacerlos vosotros mismos: un poco de cartulina, stickers, brillantina… ¡Todo vale! Montar el belén también es un clásico. Lo que no puede faltar es una escapada al campo para recoger musgo, muérdago, ramas y todo lo que necesitéis para ambientar vuestro belén. Dadles libertad para decorarlo a su gusto. ¡Puede que os sorprendan! Además, podéis mover los personajes e incluir otros nuevos según pasen los días. ¡Será divertido!

christmas-xmas-3462-825x550

 

  1. Viene la Navidad y con ella el frío y, cómo no, la nieve. Las actividades son infinitas. Desde hacer muñecos de nieve, hasta poner a punto los esquís o el trineo, para terminar haciendo una guerra de bolas. Pasar un día en la nieve jugando a buscar el rastro de animales o pisadas de personas seguro que les encanta. La originalidad está servida. Un buen abrigo, guantes, gorro, botas y… ¡ya estamos listos!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

  1. Si lo que quieres es desconectar, nada mejor que hacer una escapada. Las hay más cercanas, como el Pirineo de Huesca, donde este año os encontraréis con una divertida temática: En busca del Yeti (deportes, talleres, espectáculos y una gran fiesta para despedir el año). Y más alejadas, como por ejemplo, viajar a Disneyland París para conocer a las princesas de Frozen, el Reino del Hielo; surcar los mares celebrando el Año Nuevo a bordo de un crucero por el Mediterráneo; callejear por la iluminada Praga y perderse entre los conocidos mercados navideños de la capital checa. Para los más atrevidos, os sugerimos poner más tierra de por medio y conocer de primera mano la auténtica casa de Papá Noel en Rovaniemi, la llamada puerta de Laponia. ¡Viviréis vuestro propio cuento de Navidad!

5336670841_c25279577f_z

 

  1. Pero si eres de los que deciden quedarse en la ciudad, ten por seguro que actividades no te van a faltar. Si os apetece ir al teatro o ver algún espectáculo, tenéis donde elegir: Pocoyó y sus amigos (Teatro Compac Gran Vía), Peter Pan (Teatros del Canal), Los náufragos y la isla perdida (Teatro Quevedo), El libro de la selva: El Musical (Teatro Maravillas), Disney Live! Mickey’s Music Festival (Palacio Municipal de Congresos) o el fenómeno de masas Disney Violetta Live (Barclaycard Center), entre otros. Si de lo que tenéis ganas es de quedaros boquiabiertos con un espectáculo circense, no os podéis perder Navidades en el Price en el Teatro Circo Price de Madrid o el Circo Alegría On Ice, en Palma de Mallorca, ambientado en una isla del océano Ártico.

PeterPan_Hook

Vivirás el clásico Cuento de Navidad, de Charles Dickens, como nunca te lo habían contado, con la ayuda de tres payasos en Navarra, o en forma de musical en Barcelona donde, además, los pequeños podrán disfrutar, como es tradición, de un Cagá Tió Gigante en la Feria de Santa Lucía.

Si lo que buscas son talleres, tienes el del Museo Thyssen, con el que aprenderán cómo viven estas fechas personas de otras culturas; el de Barrio Sésamo en el Centro Comercial Islazul en Madrid, para desarrollar su imaginación; talleres decorativos en el Museo de Historia de Cataluña; la feria de Expojove en Valencia, que regresa un año más con divertidos juegos, o ExploraDomus en A Coruña, donde aprenderán a elaborar diamantes y grafitos con gominolas.

Visitar un belén de arena de proporciones inimaginables en Las Palmas, pasear en burro en plena plaza del Pilar en Zaragoza, o acompañar a los más de 100 pingüinos que darán la bienvenida a Papá Noel estas navidades en Faunia. Como ves, el abanico de posibilidades es amplísimo.

 

  1. Puede que para ti un buen plan se traduzca sencillamente en disfrutar paseando por las iluminadas y principales arterias de tu ciudad. Seguro que a pie de calle encontraréis muchos rincones interesantes y, para combatir el frío, ya sabéis…, ¡nada como un buen chocolate caliente!

image

 

  1. Si sois de los que prefieren cobijarse en casa, ¿qué os parecería hacer vuestro propio Roscón de Reyes? Seguro que a los más pequeños les parece una gran idea eso de mancharse las manos y colocar una pequeña sorpresa en su interior. Aquí la planificación es crucial para conseguir un buen y rico resultado: deberán elegir la receta, reunir los ingredientes y todo el material que van a necesitar, y calcular el tiempo, ¡todo un reto! Masa esponjosa, crujientes almendras y un agradable aroma a azahar… ¿acaso podéis resistiros?

 

  1. Imagino que ya os habréis dado cuenta de lo que les gusta a los niños disfrazarse. Cualquier excusa es buena, pero es que siendo Navidad…, ¡faltaría más! Disfrazarse les ayuda a estimular su imaginación al simular ser un personaje que no son.

 

  1. Patinar sobre hielo, otro clásico. Lo bueno es que en estas fechas podemos encontrarnos con una improvisada pista a la vuelta de la esquina. ¿Qué tal si os calzáis también vosotros los patines?

WWIP_Ice_skaters

 

  1. ¿Una excursión a las afueras de la ciudad?, ¿y por qué no? Aquel lugar que tenemos siempre ahí, al lado, y sin embargo nunca vamos. Aprovechad para acercaros a ese rincón, pueblecito, reserva de aves, parque natural, sierra (o lo que sea). Un paseo, una comida y seguro que descubrís algo con lo que no contabais.
  2. Por último, no podía faltar y más con niños: ¡sesión de cine! Las Navidades son una buena fecha para estrenar películas, sobretodo infantiles: Los pingüinos de Madagascar, Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo, Ninja Turtles, Big Hero 6, Stand by me Doraemon, Noche en el museo: el secreto del Faraón, y Paddington, entre otras. Como veis, las carteleras se llenan de opciones en estas fechas. Un plan perfecto que seguro conseguirá arrancar una sonrisa a los más pequeños de la casa (y puede que a los no tan pequeños…).

2343027489_614689113d_z

Aquí tenéis las ideas, ¿qué tal si pasáis a la acción?

Publicado en: Blog de Gomins, Familia, Planes y Actividades

Deja un comentario (0) →

Cómo ayudar a los niños a aceptar la decepción

Consejos para que los niños puedan superar una desilusión

Por Aroa Caminero

La vida está llena de altibajos y desde muy pequeños, los niños también sufren pequeñas decepciones en su vida diaria: el columpio del parque está ocupado, un amiguito no quiere compartir sus juguetes, un puzzle que no le sale, haber perdido en un juego, etc…

La decepción es un sentimiento normal que surge cuando las cosas no ocurren como nos gustarían y que forma parte del proceso de aprendizaje y de desarrollo de las personas. Por ello, para su correcto desarrollo emocional, es imprescindible que dejemos que los niños experimenten el sentimiento de frustración desde pequeños para que aprendan a ser capaces de manejar las decepciones que sufrirán el resto de su vida.

Cómo enseñara los niños a aceptar la decepción

child-164211_640

Para que los niños aprendan a aceptar cuanto antes la decepción, podemos llevar a cabo las siguientes pautas básicas:

Ayúdales a establecer expectativas realistas, ya que no es bueno dejar que se hagan ilusiones sobre cosas que no estamos seguros de sí ocurrirán de la forma que desean: ‘puede que tu amiguito Carlos no te deje el muñeco ahora aunque se lo pidas por favor’.

Enséñale a reconocer la decepción y a aceptarla. Explícale que es algo normal que nos sintamos mal cuando algo no sale como nos gustaría, diciéndole cosas como: ‘es normal que te moleste que Carlos no te deje el muñeco porque llevabas toda la tarde esperando para jugar con él’.

Sugiérele posibles soluciones alternativas. Es importante que vea que cuando las cosas no ocurren como quiere, hay otras opciones: ‘que te parece si mientras Carlos juega con el muñeco,tú juegas a tirarte por el tobogán’.

– Hazle ver el lado positivo de la situación. De prácticamente todas las decepciones se aprende y podemos entrenarles desde pequeños a que saquen la parte positiva de ellas: ‘¿lo ves?, aunque no has jugado con el muñeco te lo has pasado genial en el tobogán y te has hecho amiguito del niño que estaba allí’.

– No permitas que la decepción se convierta en una rabieta. Los niños tienen que aprender a controlar su frustración de un modo progresivo, así que cuando descarguen su decepción en forma de ataque de ira o de pataleta, les retiraremos toda nuestra atención para que aprendan que así no consiguen nada.

Refuérzale mucho cuando acepte de forma adecuada una decepción. Este será un momento perfecto para darle muchos abrazos y mimos y para hacerle mucho caso.

Aprende a gestionar adecuadamente tus propias desilusiones delante de los niños. La principal fuente de aprendizaje de los niños son los modelos adultos y tienden a copiar su comportamiento, tanto el positivo como el negativo.

Publicado en: Blog de Gomins, Familia

Deja un comentario (0) →

Cómo estimular la memoria en bebés

Por Aroa Caminero

Juegos y actividades para estimular el aprendizaje y la memoria

La memoria es la capacidad que tenemos para retener información y disponer de ella cuando la necesitamos. La memoria surge desde el momento del nacimiento, aunque de forma no consciente y va evolucionando a medida que crece el bebé.

Memoria y aprendizaje van de la mano, por ello, es muy importante estimularla desde que son muy pequeños adaptándonos a la etapa evolutiva en que se encuentran, ya que muchos de los estímulos que reciba el niño quedarán almacenados en su memoria para siempre.

Consejos para estimular la memoria en la primera infancia

5118210703_82ed4c9e06_z

– Establece un apego seguro atendiendo sus necesidades con afecto pero sin sobreprotegerle. Aumentará su seguridad y su autoestima y por tanto, también su disposición hacia los aprendizajes.

– Establece rutinas de alimentación, descanso, higiene y juego desde el nacimiento.

– Juega con tu bebé al cucú-tras aprovechando momentos como el vestirle (permanencia del objeto).

– Escóndele juguetes para que los busque utilizando todo tipo de materiales y texturas (cajas, papel de regalo o papel de plata, enterrar objetos en arena, etc) para estimular también todas las modalidades sensoriales(visual, táctil, auditiva).

– Aprovecha cualquier oportunidad para mostrarle objetos y situaciones nuevas, repitiéndole sus nombres o explicándoselas para aumentar también su vocabulario. Si ya sabe hablar, pídele que sea él quién los nombre.

– Los puzles sencillos y los juguetes de apilar y encajar favorecerán su memoria visual y espacial.

– Cántale canciones (los niños aprenden mejor a través de las canciones) y léele cuentos mientras él los hojea, ya que le ayudará a identificar objetos y situaciones, así como a desarrollar el razonamiento lógico y temporal.

– Favorece su autonomía y la búsqueda de soluciones propias a sus ‘pequeños’ problemas para favorecer su capacidad resolutiva (por ejemplo, permítele que se las apañe solo para conseguir un juguete al que no llega antes de dárselo directamente.

Publicado en: Blog de Gomins, Familia

Deja un comentario (0) →
Page 2 of 3 123